Cómo los +Positive Spaces pueden crear un planeta más sano

¿Puede un espacio construido no solo tener un impacto positivo en quienes lo ocupan, sino también en el entorno fuera del edificio? Creemos que la respuesta es sí.

Los edificios del pasado simplemente se centraban en la función y la estética de un espacio. A medida que los procesos de construcción evolucionaron, se hizo evidente que algunas de las opciones de desarrollo, diseño y producto tenían un impacto negativo en el medio ambiente (y en muchos casos, en el bienestar de quienes ocupaban el espacio). Esto llevó al desarrollo de prácticas de construcción ecológica, con el objetivo de reducir el impacto ambiental de los edificios. Los edificios ocupan  grandes espacios de tierra, consumo de energía y agua, y también alteran el aire y la atmósfera. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA), reducir la cantidad de recursos naturales consumidos por los edificios y de contaminación producida por ellos, es considerado fundamental para la sostenibilidad futura.

Hoy en día, estamos adoptando una posición aún más firme ante la protección del medio ambiente. Los esfuerzos de sostenibilidad deben ser algo más que simplemente minimizar nuestro impacto negativo, sino explorar cómo realmente tener un impacto positivo en nuestro planeta.

Por qué sí importa

Según la NASA: En la Tierra, las actividades humanas están cambiando el efecto del invernadero natural. Durante el último siglo, la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo ha aumentado la concentración de dióxido de carbono atmosférico (CO2). Bajo el auspicio de las Naciones Unidas, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (un grupo de 1,300 expertos científicos independientes de países de todo el mundo) concluyó que las actividades industriales han aumentado los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera de 280 partes por millón a 400 partes por millón en los últimos 150 años. El panel también concluyó que existe una probabilidad mayor al 95 % de que los gases de efecto invernadero producidos por el hombre, como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, hayan causado gran parte del aumento en la temperatura de la Tierra observado en los últimos 50 años.

Specifying carbon-responsible materials and processes

Si bien los automóviles y la industria son las fuentes más evidentes de emisiones de carbono, el entorno construido es un contribuyente importante. Según la Asociación Internacional de Energía, se construirán dos mil millones de pies cuadrados de edificios, entre nuevos y reconstruidos, en ciudades de todo el mundo durante los próximos 35 años. Para poner esto en perspectiva, los humanos estamos construyendo la ciudad de Nueva York cada 35 días en ese lapso de tiempo. Los edificios contribuyen al 40 % de todas las emisiones anuales de CO2, y consumen enormes cantidades de electricidad (para iluminación, calefacción/refrigeración, seguridad, etc.); de hecho, el 75 % de toda la electricidad producida en los Estados Unidos se destina a mantener los edificios en funcionamiento. Para cualquier edificio, no es solo el uso de electricidad lo que aumenta las emisiones de carbono, sino también los materiales y procesos utilizados para crearlos. Por lo tanto, la reducción de este carbono incorporado es el desafío más urgente de todos.

El calentamiento global nos afecta a todos. Y si bien es una gran preocupación para muchas empresas e individuos, a veces es difícil saber cómo tener un impacto positivo. En Interface, un paso positivo en la dirección del cambio climático es nuestro programa Carbon Neutral Floors(TM) que ayuda a nuestros clientes a reducir la huella de carbono de los espacios que diseñan.

 

Todos los productos de Interface ahora son neutros en carbono para todo el ciclo de vida del producto. En 2018, estimamos que compensaremos 400,000 toneladas métricas de emisiones de carbono como parte del programa de Pisos de Carbono Neutral/ Carbon Neutral Floors, equivalentes al carbono absorbido anualmente por casi medio millón de acres de bosque. Esto representa dos tercios del Parque Nacional Yosemite en California o dos veces el tamaño de la ciudad de Nueva York.

Con un enfoque holístico de la neutralidad de carbono, comenzamos con las materias primas que utilizamos y continuamos a través de la fabricación, el transporte, el mantenimiento y, en última instancia, la recuperación y el reciclaje de productos al final de la vida útil a través de ReEntry®,y otros métodos de eliminación. Debido a que Interface ya ha reducido la huella de carbono de nuestros productos a los niveles más bajos de la industria, es económicamente viable, y lo que es más importante: es ambientalmente responsable lograr la neutralidad de carbono a través de la cadena de suministro de los productos y la compra de créditos de carbono.

“Los arquitectos y diseñadores, contratistas de pisos y usuarios finales están comenzando a ver que sus decisiones, los productos que especifican y compran, tienen un impacto directo en nuestro clima. Al especificar los productos de Interface, pueden contribuir en enfrentar el carbono incorporado. Asimismo, debemos trabajar juntos para convertir el carbono incorporado en una oportunidad y para proyectar los reflectores sobre aquellos que están tomando la iniciativa. Ahora, con cada compra, nuestros clientes se unen a nosotros en este importante esfuerzo,” dijo Erin Meezan, Directora de Sostenibilidad de Interface.

Además, Interface también está uniendo fuerzas con Gensler, como parte de MaterialsCAN (Materials Carbon Action Network), una colaboración múltiple dedicada a reducir la huella de carbono incorporada en nuestro entorno construido. Reconociendo que la carga de carbono asociada con las toneladas de materiales que se destinan a los proyectos de construcción y urbanización es inmensa, Gensler se está centrando en las oportunidades para revertir esto y expulsar el carbono de los materiales de construcción.

El Desafío del Edificio Vivo

Entonces, está claro que no somos los únicos que nos preguntamos cómo los entornos construidos pueden ayudar a crear un planeta más saludable. El International Living Future Institute ha planteado la siguiente pregunta: “¿Qué pasaría si cada acto de diseño y construcción hiciera del mundo un lugar mejor?”

En respuesta a esta pregunta, la organización ha desarrollado The Living Building Challenge, t

el estándar de rendimiento comprobado más riguroso del mundo para edificios. Personas de todo el mundo utilizan este marco de diseño regenerativo para crear espacios que dan más de lo que toman. Los edificios vivos son:
• Edificios regenerativos que conectan a sus ocupantes con la luz, el aire, los alimentos, la naturaleza y la comunidad.
• Autosuficientes y se mantienen dentro de los límites de recursos de su sitio.
• Crean un impacto positive en los sistemas humanos y naturales que interactúan con ellos.

El Bullitt Center, ien Seattle, Washington, se convirtió en el primer edificio de oficinas en obtener la certificación de Edificio Vivo, Living Building, en abril de 2015. Ubicado en un sitio que era un bosque lleno de abetos Douglas antes de la colonización europea, el edificio fue diseñado por Miller Hull Partnership para funcionar como un árbol lo haría. “No solo proporciona refugio y sustento para sus usuarios, como lo haría un árbol para venados, alces, aves y ardillas, sino que también produce su propia energía del sol y de la lluvia, no produce toxinas y recicla sus residuos como nutrientes”, según el presidente de la Bullitt Foundation Denis Hays, el edificio de 52,000 pies cuadrados y seis pisos, que es propiedad de la Fundación Bullitt, es un magnífico ejemplo de los logros que la Fundación ha alcanzado en su búsqueda por mantenerse a la vanguardia del movimiento de sostenibilidad.

El Bullitt Center es un magnífico ejemplo de los logros que la Fundación ha alcanzado en su búsqueda por mantenerse a la vanguardia del movimiento por la sostenibilidad. Foto ©Nic Lehoux

Liderando la carga

SDesde su creación en 1993, el Consejo de Construcción Ecológica de los Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés) ha estado trabajando para mitigar los efectos del cambio climático a través de la construcción ecológica. El sistema de clasificación LEED de USGBC ayuda a lograr edificios, vecindarios e incluso ciudades que usan menos energía y menos recursos y tienen una menor huella de carbono. Más de 2.4 millones de pies cuadrados obtienen la certificación LEED cada día, con más de 94,000 proyectos usando LEED. Y se encuentra en más de 165 países y territorios.

A través de estrategias específicas basadas en el crédito y estándares rigurosos, LEED guía a los constructores y ocupantes por igual hacia estructuras de las que pueden sentirse orgullosos, estructuras que agregan lo menos posible a las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro mundo y al uso de agua y energía. De los 100 puntos totales en  LEED v4, 35 recompensan las estrategias de mitigación del cambio climático. Estos incluyen cuatro créditos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero diferentes, así como créditos para la ubicación sostenible del sitio, acceso al transporte público, uso de agua,  rendimiento energético, créditos de carbono y reducción del impacto del ciclo de vida

Un viaje hacia un clima apto para la vida

En cuanto a ese contexto del tomar/dar desperdicios de nuestras empresas manufactureras, Interface ha analizado detenidamente lo que significa gestionar una empresa de manera sostenible. Nos preguntamos: si la naturaleza diseñara un proceso industrial ¿qué aspecto tendría? Los principios básicos de la naturaleza se convirtieron en nuestros guías para saber cómo gestionar nuestro negocio: usando energías renovables, adaptar la forma a la función, reciclando todo, no generando desperdicios. Usando estas lecciones, establecimos metas similares para nuestro negocio, funcionado con energías renovables para eliminar desperdicios de nuestras operaciones, reciclando y luego volviendo a usar los materiales de nuestros productos.

En promedio, aproximadamente el 70 por ciento de la huella de carbono de un material se atribuye a la extracción y procesamiento de materias primas. Por lo tanto, para impactar nuestra huella de carbono total, Interface ha estudiado cómo rediseñar nuestros productos a fin de promover un planeta más saludable. En el caso de nuestro prototipo de alfombra modular Proof Positive estamos logrando este objetivo mediante la incorporación de material natural derivado de las plantas en toda la línea de la alfombra modular para crear un producto que realmente beneficie el medio ambiente. Las plantas de donde vienen estos recursos han capturado el carbono de la atmósfera -por cierto, recolectar los materiales no implica necesariamente matar las plantas y ese carbono ingresa en el sistema cerrado que Interface ha estado desarrollando durante las últimas dos décadas.

 

También estamos ocupándonos de la parte posterior de la alfombra y cómo puede impactar el carbono liberado a la atmósfera. Recientemente presentado en el mercado europeo, nuestro respaldo CircuitBac Green se crea con una mezcla de bio-plástico y relleno mineral y es el primer paso en la comercialización de nuestro prototipo de alfombra modular Proof Positive. La combinación incluye un componente de base biológica que proporciona una alternativa de carbono negativo a los sistemas de respaldo existentes, lo que significa que absorbe más carbono del que emite durante su producción. Como resultado, hay menos carbono en la atmósfera.

Nuestra nueva misión de sustentabilidad,  Climate Take Back™, nos desafía a nosotros y a los demás a contribuir a formar espacios que nos nutra a todos: nuestro planeta. En Interface, somos optimistas en cuanto a revertir el calentamiento global. Juntos, estamos tomando medidas para crear un clima apto para la vida y un entorno apto para todos. Sabemos que es posible.

Creemos que podemos revertir el calentamiento global si nos enfocamos en cuatro áreas clave:
1. Live Zero – Hagan negocios de manera a devolver a la Tierra lo que se tomó de ella.
2. Love Carbon – Dejen de ver el carbono como un enemigo y empiecen a usarlo como un recurso.
3. Let Nature Cool – Apoyen la capacidad de nuestra biosfera de regular el clima.
4. Lead Industrial Re-revolution – Transformen la industria en una fuerza para el progreso climático.

Sean parte de la solución

Sabemos que no estamos solos en este camino. En una reciente encuesta global, descubrimos que el 95 por ciento de los expertos climáticos y el 91 por ciento de los líderes empresariales emergentes también opinan que podemos crear un clima apto para la vida. En el entorno construido, el desafío es más bien cómo podemos crear espacios que no solo brinden experiencias positivas para quienes los usan, sino también para el planeta en su conjunto. La solución está en analizar detenidamente el uso de la energía, los procesos y los productos que entran en un espacio, incluidos los ciclos de vida y la fabricación. La pregunta final es: ¿cómo puede este espacio devolver más de lo que está tomando?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Un +Positive Spaces hace que la gente sea más feliz

6 agosto, 2018

Dicho de manera sencilla, un gran diseño tiene definitivamente un impacto positivo en las vidas de la gente. El diseño de un espacio y los productos que se colocan en su interior deberían permitir a la gente trabajar, vivir y existir allí para ser más felices. +Positive spaces™  nos motiva  a ser mejores, pero también…

Mejores productos para espacios positivos

4 junio, 2018

La expectativa de las personas por los espacios interiores es cada vez más complicada. Para seguirle el paso (o incluso estar adelante) a nuestras complejas vidas, los edificios de hoy en día deben ofrecer más que antes. No basta que los espacios en los que vivimos y trabajamos simplemente existan, deben contribuir con nuestras vidas…