Diseño Biofílico en la Arquitectura Urbana: El Hotel Oasia en Singapur

El Hotel Oasia Downtown, diseñado por Woha, una empresa de arquitectura de Singapur, es uno de los rascacielos más impactantes de Asia.

Primero está envuelto en una malla roja, un toque de color diferente a cualquier otro en su vecindario, y luego cuenta con parches subrepticios de verde que parecen envolver lentamente al edificio. Las fachadas plantadas no son nuevas, ciertamente no en Singapur, donde los desarrolladores usan las paredes verdes como símbolo de responsabilidad ambiental, pero nunca se han llevado a esta altura, literalmente. Oasia no cede a la presión de entretener; la relación verde-rojo cambia con el tiempo, rehusándose a presentar patrones simples.

Woha fue fundada por Wong Mun Summ y Richard Hassell, cuya trayectoria en innovación de diseño es quizás una de las más reconocidas de Asia. Este es un edificio biofílico, sí, pero también quiere ser ecológico. ¿Puede un rascacielos en un entorno densamente urbano convertirse en un hábitat para la biodiversidad? Los jurados aún lo están discutiendo (se está llevando a cabo una evaluación de la biodiversidad), pero este es seguramente un hito en los anales del pensamiento ecológico.

Oasia Hotel Downtown

Con varios hitos de altos rascacielos, Singapur no tiene falta de elegantes rascacielos futuristas. La bulliciosa metrópolis está repleta de complejos residenciales, megacentros comerciales y oficinas. Aun así, este punto urbano de alta densidad se ha ganado el lugar número uno en la lista de ciudades con la mayor cantidad de árboles en el mundo: un Índice Green View de 29.3 por ciento. Esto está en consonancia con el Plan Maestro 2032 de Singapur, que durante mucho tiempo ha resaltado la importancia de la vegetación para un entorno de vida de calidad.

El Hotel Oasia Downtown es un claro ejemplo de diseño biofílico, un nuevo tipo de rascacielos tropical que busca traer flora y fauna a la ciudad. No solo es un refugio urbano para los huéspedes del hotel, sino que también es un oasis que brinda comodidad y naturaleza a los habitantes de la ciudad.

Prospera Fachada

Elevándose en medio del hormigón y el vidrio, el hotel cuenta con una distintiva fachada de acero carmesí permeable (25.490 metros cuadrados) que fomenta la biodiversidad en contraste con un fondo de otro modo áspero y de concreto. Con jardineras a tope en cada piso (un total de 1,793 macetas en la fachada), el objetivo es envolver a Oasia en una capa de follaje verde con una variedad de flores brillantes. Hay 21 especies de enredaderas distribuidas a través del enrejado, algunas producen flores que atraerán pájaros e insectos en diferentes épocas del año. Para maximizar su adaptabilidad, las especies se han dispuesto en una elevación que se alinea con sus condiciones de crecimiento preferidas (cantidad de luz solar, resistencia al viento y velocidad de crecimiento). La fachada se extiende hasta el suelo, creando la posibilidad de que animales pequeños (como las ardillas) escalen el edificio y se instalen en un hábitat, esto aporta otra dimensión a la noción de un edificio “vivo”. Junto con 33 especies diferentes de árboles, hay un total de 54 especies de plantas dentro de la torre que pueden soportar un ecosistema. Esta piel exterior con vegetación también busca transformar y suavizar el paisaje circundante al ofrecer alivio visual. Con el objetivo de crear un entorno biofílico, el caparazón de Oasia visualmente y psicológicamente atrae a los huéspedes, al personal y a los ocupantes de los edificios circundantes.

Este hotel esconde la tendencia de un rascacielos sellado: la arquitectura permite a los huéspedes aclimatarse y experimentar el entorno tropical de Singapur con veredas internas y atrios, múltiples terrazas protegidas, jardines en el cielo y zonas verdes verticales. Aborda la pérdida de espacios verdes en el tejido urbano logrando un reemplazo general de vegetación de más de 10 veces el área del sitio. Abrazar los sistemas vivos de exuberante vegetación, el edificio es ecológico, humano y habitable.

A vista del horizonte del Hotel Oasia en Singapur. Foto por K Kopter.

Una vista hacia arriba del Hotel Oasia. Foto por Patrick Bingham-Hall.

Una vista hacia arriba del Hotel Oasia. Foto por Patrick Bingham-Hall.

Una vista desde cerca de uno de los muros verdes del Hotel Oasia. Foto por Patrick Bingham-Hall.

Pavimentación verde

El edificio se encuentra en un sitio de 50 por 50 metros, rodeado por torres circundantes con vistas limitadas y congestionadas al aire libre. El resumen del proyecto requería tres instalaciones distintas: oficinas, hoteles y salas de club. Por lo tanto, el arquitecto apiló los tres bloques en forma de L y colocó cada uno de ellos en esquinas opuestas para diferentes vistas que dan a una terraza (en la 6ta, 12da, 21ra y 27ma planta). Efectivamente, las tres galerías inferiores están cada una protegida por la anterior, abierta a los lados para la transparencia, la ventilación cruzada y la luz del día. Los núcleos del elevador y del servicio de construcción se distribuyeron a las cuatro esquinas del edificio para conectar cada pila y reforzar las esquinas de la forma del edificio. Al hacerlo, la torre crea sus propios espacios internos con una vista dinámica de 360 grados que no es posible con una torre típica que tiene un núcleo centralizado. También crea un camino de circulación que podría apoyar usos variados y espacios públicos individualizados, ofreciendo oportunidades para la recreación y la interacción social. Además, en lugar de un techo plano, Oasia está coronada con una glorieta tropical: floral, diversa, suave y viva.

Rendimiento

La malla de la fachada crea un velo que absorbe el calor y proporciona hasta un 60 por ciento de sombra. Las terrazas del techo son enormes voladizos que sombrean y reducen el calor, promoviendo aire fresco y reduciendo la carga de energía para las áreas comunes. Estas características son intrínsecas de la concentración y expresión arquitectónica, sin ningún equipo ni maquinaria. La empresa de arquitectura está en contacto con instituciones relevantes para la medición y recopilación de datos para evaluar el rendimiento energético del edificio y otras características sostenibles.

Reemplazo con verde

La vegetación del rascacielos es otro ejemplo de cómo podemos agregar dimensión a los espacios verdes de la ciudad. El Hotel Oasia Downtown respira vida en los límites superiores del horizonte del Distrito Central de Negocios. Si bien la vegetación en azoteas y la vegetación vertical no son nuevas en Singapur, hay una mayor adopción de este método en los edificios nuevos. La investigación en curso de la Junta de Parques Nacionales (NParks) para identificar las plantas y el medio de plantación para facilitar el mantenimiento de la vegetación del rascacielos contribuirá a más desarrollos en esta área.

 


Apuntes

Este proyecto se presentó originalmente en FuturArc, Vol 55, en julio-agosto de 2017. Se ha editado por longitud.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

5 datos de impacto del diseño biofílico en la industria hotelera

13 septiembre, 2017

El foco de la industria hotelera ha estado cambiando la experiencia que se vivía únicamente en las habitaciones, para llevar la sensación de bienestar a los espacios compartidos. Esto tiene sentido para Interface, pues el diseño de pisos biofílico ha ganado importancia al ofrecer una experiencia creativa, innovadora y con conexión social. Con esta tendencia…