Carbono incorporado: del desafío a la oportunidad

Imagínate en el futuro, caminando por una ciudad que te encanta. Te sientes tranquilo y sereno mientras caminas por las  muchas áreas verdes, entre árboles y plantas. Los muchos edificios por los que caminas tienen paredes y techos verdes. Y cuando respiras, sientes como el aire limpio y saludable refresca tu cuerpo. Y la naturaleza está en todas partes, incluso en tu oficina. ¿Puedes oler las flores y escuchar a los pájaros cantar?

Para que el sueño de prosperar en un espacio urbano verde real se convierta en realidad, debemos descubrir al menos un punto ciego clave en el entorno construido: las emisiones de carbono incorporadas. Actualmente, se presta mucha atención a la reducción del carbono operativo, que son las emisiones resultantes de la energía, la calefacción y la refrigeración de los edificios. Los avances para reducir y obtener esta renovable son importantes y, por supuesto, esto debería continuar.

Pero antes de que se enciendan las luces, es necesario construir y decorar un edificio. Todos los materiales de la construcción de un edificio, como el acero, el concreto y el vidrio, ¡tienen un viaje de carbono por recorrer! Lo mismo ocurre con los productos que utilizas para trabajar y vivir -como mesas, sillas, lámparas-, y los productos sobre los que caminas, tus pisos. Antes de poder usar un edificio, ya se han realizado muchas emisiones, estas son emisiones de carbono incorporadas. Y no se pueden revertir.

Y aquí viene lo más importante. Al seleccionar materiales circulares y con bajo contenido de carbono, el entorno construido realmente puede marcar la diferencia que tanto necesitamos para nuestro planeta. Los expertos dicen que las emisiones del entorno construido deben alcanzar su punto máximo en los próximos 15 años, mientras que también tendremos que ver la construcción de muchos edificios nuevos a medida que la población mundial crezca a 10 mil millones en 2050. Por lo tanto, no deberíamos centrarnos solo en carbono operativo, sino también en el carbono incorporado.

Para mí, la parte alegre es el hecho de que existen soluciones para un próspero espacio urbano verde para las personas y el planeta. Con plantas y árboles locales reverdeciendo calles, techos, muros, parques, buscando crear ciudades y edificios que funcionen como un ecosistema natural. Pero un paso importante también es elegir materiales de construcción que tengan un impacto circular bajo en carbono, o incluso mejor que almacenen carbono, como las construcciones de madera de origen responsable.

Si nos enfocamos en productos, ¿qué hay para ayudarlo a reducir la huella de carbono de sus espacios? ¿Qué ambiciones y resultados tienen los fabricantes?

Vemos que proveedores de oficinas como Velux y Steelcase se comprometen con objetivos ambiciosos en línea con el Acuerdo de París.

El fabricante de muebles Steelcase, por ejemplo, anunció recientemente que logró la neutralidad de carbono en sus propias operaciones. Durante la última década, han estado reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero en más del 30% y se han vuelto neutrales en carbono a través de proyectos de compensación de carbono. Además, se están posicionando para convertirse en carbono negativo para el año 2030.

El siguiente paso es ir más allá de la reducción del carbono, pero ver el carbono como una oportunidad y un componente básico. Entonces podríamos tener un verdadero cambio de juego en el desafío de revertir el calentamiento global. El cambio de productos que se producirán con emisiones de carbono a productos que almacenan carbono es el cambio de paradigma que necesitamos. Esto realmente puede ayudar a llegar a cero y más allá. En este movimiento vemos que suceden todo tipo de cosas.

En Interface, nuestros nuevos sistemas de bases CQuest™Bio hechas con materiales negativos de carbono se lanzaron en octubre. Esto significa que los productos con bases CQuest™Bio tendrán la huella de carbono más baja de todos los tiempos. Además, todos los suelos son Carbono Neutral durante todo el ciclo de vida del producto.

Nuestro enfoque en Interface es un ejemplo de una tendencia hacia el mayor uso de materiales de construcción con propiedades de carbono negativo, por ejemplo, madera laminada cruzada (CLT). Cuando se utiliza CLT para construir torres de gran altura, los ahorros de carbono pueden ser considerables. Las 186 toneladas de carbono almacenadas en el Stadthaus de 9 pisos en Londres equivalen a 20 años de sus operaciones diarias.

El futuro de una verdadera ciudad verde y próspera está a nuestro alcance, por lo que debemos trabajar tanto en el carbono operativo como en el incorporado. Hay muchas opciones para comenzar a reducir la huella de carbono incorporada de los espacios, utilizando puntos de prueba basados ​​en hechos de una Declaración de Producto Ambiental (EPD).

Al hacer una elección consciente de productos y materiales de construcción, podemos crear un punto ciego significativo para un desvanecimiento futuro brillante.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Redefiniendo métricas para un futuro con emisiones de carbono negativas

2 octubre, 2020

En Interface, recientemente lanzamos nuestros puntos destacados de sustentabilidad de 2019, que en gran parte comunican el progreso que hemos logrado para minimizar nuestro impacto ambiental desde que comenzamos a rastrear métricas clave en 1996. Si bien compartimos un reporte general similar cada año, nuestras métricas del 2019 son algo para celebrar, no solo porque anunciamos…