Reduzca la temperatura: por qué el carbono nos importa a todos

El carbono en sí no es bueno ni malo. Es una cuestión de cómo lo entendemos y cómo lo usamos.

Tratar de trabajar al aire libre en la reciente ola de calor hizo que mi iPhone dejara de funcionar hasta que se enfrió nuevamente… Aparentemente, no está diseñado para hacer frente al aumento de temperatura.

Nuestro planeta es similar. Hasta hace poco, la humanidad se ha beneficiado de unas condiciones increíblemente estables que son esenciales para que la vida prospere. Sin embargo, la actividad humana ha tenido un impacto en esto al liberar cantidades cada vez mayores de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que hace que el clima sea menos predecible.

La ciencia detrás del cambio climático es simple. Los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, se liberan naturalmente a través de procesos como la respiración de animales y plantas. Estos gases atrapan el calor del sol en nuestra atmósfera calentando la Tierra. Esto ha creado el clima necesario para que los humanos y otras especies prosperen. Sin embargo, la industrialización ha aumentado la cantidad de estos gases en la atmósfera. Esto ha provocado que se atrape demasiado calor, lo que eleve la temperatura de la Tierra y altere la estabilidad. Estos cambios significan que será más difícil para los humanos, y para toda la vida del planeta, sobrevivir.

Cambio en el horizonte

Se requiere un cambio de comportamiento para ralentizar, y potencialmente revertir, los efectos del calentamiento del planeta. El acuerdo de París de 2015 lo reconoce; y tiene como objetivo limitar el aumento de la temperatura mediante la promoción de acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

En todo el mundo, vemos que países y ciudades toman medidas para abordar el cambio climático. En Asia, Bután, India y Filipinas lideran el cuadro de indicadores Climate Action Tracker con sus ambiciosos objetivos del acuerdo de París. En Australia, el gobierno de Victoria se ha comprometido a legislar un objetivo a largo plazo para el estado de Victoria de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050 y la ACT (Territorio de la Capital Australiana) ha legislado un objetivo que será cero neto para el 2045.

Un desafío para el sector de la construcción

El entorno construido tiene un impacto significativo en el cambio climático; porque es responsable del 39% de todas las emisiones de carbono a nivel mundial. Un desafío para la industria es que, hasta hace poco, solo hemos estado analizando una parte del problema. Hay dos tipos de carbono que contribuyen a esta cifra general:

  • Carbono Operacional: describe las emisiones de dióxido de carbono durante la fase de uso de un edificio. Generalmente enfocado en la energía, esto puede incluir las emisiones asociadas con la calefacción, el agua caliente, la refrigeración, la ventilación, los sistemas de iluminación y los ascensores.
  • Carbono Incorporado: es la huella de carbono relacionada con un material, puede incluir las emisiones liberadas durante la extracción de sus materias primas, fabricación, transporte, instalación y fin de vida útil.

operational and embodied carbon

El carbono operacional ha sido un foco para el entorno construido durante algún tiempo. Los estándares y las mejores prácticas, como LEED y BREEAM, han abordado formas de mejorar la eficiencia energética de los edificios; reduciendo a su vez el carbono operativo. Sin embargo, parece que con el carbono incorporado, hay un punto ciego cuando se trata de carbono incorporado. Arquitectura 2030 establece que el 49% de las emisiones asociadas con todas las nuevas construcciones entre 2020 y 2050 serán incorporadas en carbono.

En el futuro, debe haber un mayor enfoque en el carbono incorporado. Los fabricantes, como Interface, pueden tener un gran impacto si abordan el carbono incorporado en sus productos.

Diseñando para el clima

Una acción fácil de tomar es encontrar productos y servicios bajos en carbono, o incluso neutrales en carbono. Lograr la neutralidad de carbono es una forma clave en la que los fabricantes y las empresas pueden asegurarse de que no están contribuyendo al calentamiento del planeta. Hay tres pasos para crear un producto o servicio neutro en carbono:

  • Medir: no se puede mejorar lo que no se puede medir. Para gestionar el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero primero debes cuantificarlas, estableciendo la huella de carbono.
  • Reducir: identificar y actuar en áreas en las que tú o tu organización pueden reducir el impacto general en el medio ambiente, reduciendo su huella de carbono.
  • Compensar: compra compensaciones de carbono para reducir el impacto. Esto suele ser esencial, ya que habrá emisiones de carbono que serán difíciles de eliminar.

Una sociedad sana y una economía sana requieren un planeta sano. Al diseñar su negocio teniendo en cuenta el carbono, puede dar un paso significativo hacia un futuro más regenerativo. Más que nunca, ahora que salimos de la pandemia de COVID-19, las decisiones que tomemos ahora pueden cambiar, y cambiarán, el legado que dejamos para las generaciones futuras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Tendencias de diseño en la Stockholm Furniture Fair 2016

28 marzo, 2016

Siempre estamos pendientes de las nuevas tendencias de diseño de interiores, y encontramos muchas durante el mes de febrero en el Stockholm Furniture & Light Fair. Esta feria es el evento más grande del mundo para mobiliario escandinavo y diseño de iluminación. Es un encuentro creativo para mostrar las tendencias futuras, nuevos conceptos y las…

La Asociación de Arquitectos de Ontario cumple con los objetivos de carbono neutral

30 noviembre, 2020

Teniendo en cuenta su papel como regulador, desarrollador y recurso para los arquitectos canadienses en Ontario, no es sorprendente que la Asociación de Arquitectos de Ontario (OAA) quisiera que el edificio de la sede de Don Mills en Toronto cumpliera con los más altos estándares de sustentabilidad. Diseñado originalmente por la arquitecta de Toronto Ruth…