¿Podemos identificar productos “saludables”?

¿Cuál es la tendencia más caliente en la contracción ecológica hoy en día? No, el calentamiento mundial no lo es, a pesar de la creciente preocupación sobre eventos climatológicos extremos. La tendencia más caliente es la salud. Específicamente cualquier cosa relacionada con los impactos potenciales que los productos de construcción tienen en la salud.

El surgimiento del WELL Building Standard (Edifício Estandard de Bienestar) junto con la suma de la jornada de la Cumbre sobre Materiales y Salud Humana al Greenbuild brindan dos puntos de referencia que respaldan esta tendencia general. A pesar del creciente interés y una multitud de herramientas nuevas, la expansión de la tendencia de salud más allá de las simples “Listas Rojas” de materiales de construcción hacia evaluaciones de materiales más exhaustivas y transparentes, aún sigue en pañales. Muchos estudios de arquitectura y diseño aspiran con hacer más evaluaciones de materiales saludables, pero carecen de la pericia técnica o procesos establecidos para incorporara este elemento de forma consistente a sus presupuestos de proyectos ya cargados.

Como expositor frecuente del tema, incluyendo en las Cumbres de Materiales y Salud Humana del Greenbuild, yo planteo tres preguntas que los estudios deben considerar antes de involucrar a los fabricantes como un esfuerzo para identificar productos “saludables”.

¿Qué tienen sus productos?
Esta pregunta crea los cimientos para entender las posibles implicaciones saludables que un producto pueda tener al utilizarse en una construcción. Se están desarrollando muchas herramientas nuevas que ayudan a los fabricantes a divulgar los ingredientes de forma consistente. Sin embargo, el formato con el confuso nombre de Declaración de Producto Saludable (Health Product Declaration – DPS por sus siglas en inglés) realmente no nos dice si un producto es saludable – simplemente nos indica los ingredientes. Muchas de las herramientas como los DPS aspiran a convertirse en herramientas estandarizadas y de uso generalizado tal como la Etiqueta de Información Nutricional que vemos en los empaques de alimentos. Pero, el hecho que una caja de galletas divulgue su Información Nutricional no las hace saludables. Aún así, esto permite tomar más decisiones informadas sobre lo que compramos, el cuál es el verdadero valor de estandarizar la transparencia.

Nutrition facts of raw asparagus

¿La gran diferencia entre los ingredientes en un producto de construcción y los ingredientes en la Etiqueta de Información Nutricional? La Etiqueta de Información Nutricional indica la exposición.

¿Qué generan sus productos?
Esta es una interrogante importante porque si muchos de los ingredientes en los productos de construcción se consumiesen diariamente nos podrían causar serios daños a la salud. Sin embargo, la gran mayoría de estos ingredientes se utilizan de tal manera que no existe ninguna forma predecible para que un usuario esté expuesto a ellos. Esta es la gran diferencia entre los ingredientes en un producto de construcción y los ingredientes en la Etiqueta de Información Nutricional, puesto que la exposición a ellos está explícita en la etiqueta (de lo contrario, ¿de qué servirían?).

La interrogante de la probabilidad de exposición a ingredientes en materiales de construcción plásticos u otros está colmada con cuestiones técnicas del complejo mundo de la evaluación toxicológica y de riesgos. Así que quisiera ofrecer una alternativa de sentido común: enfoquen su análisis en materiales que (1) liberan compuestos orgánicos volátiles (COV) o (2) están sujetos a desgaste y abrasión intensos durante su uso.

Los productos, por naturaleza, emiten COVs, así que existirá alguno nivel de exposición. Cualquier cosa que olemos está liberando COVs en nuestras narices, desde compuestos sanos e inofensivos (pan recién horneado) hasta los carcinogénicos (formaldehído). Afortunadamente, las normas de construcción ecológica, con la ayuda del Departamento de Salud Pública de California, ahora tienen ensayos estandarizados para la mayoría de los preocupante COVs comunes que liberan los productos para interiores. Numerosas normas industriales (p. ej. Green Label Plus para alfombra, FloorScore para superficies duras) están sincronizadas a las estrictas normas de California (CA 01350). Así que buscar productos con baja emisión de gases se ha vuelto tan fácil como buscar la certificación correcta.

La segunda categoría, químicos que se utilizan en superficies de alto contacto, es más compleja porque la exposición ocurre con el tiempo y solo bajo las condiciones correctas; por lo general el lavado o la abrasión repetida de las superficies causa que los ingredientes se liberen y resulten en polvo. El reciente ejemplo más famoso de esto son los retardantes de fuego altamente tóxicos y persistentes que se liberan de los muebles y electrodomésticos con el tiempo. Aunque algunos químicos potencialmente peligrosos se descomponen rápidamente afuera del producto, por lo general los descomponen microorganismos, otros son altamente persistentes (ningún bicho parece haber desarrollado el gusto a los retardantes de fuego polibrominados) y se acumulan en el ambiente con el pasar del tiempo.

En la alfombra, la superficie de alto contacto son los pelos, por lo general de nylon, que a menudo están cubiertos con un químico resistente a manchas y suciedad basado en compuestos perfluorados (PFC). Dada la toxicidad de algunos miembros de esta familia química y la persistencia en el ambiente de todos los PFC, recientemente se agregaron a la Lista Roja del Green Building Challenge. Cada vez más marcas prestigiosas de fibra para alfombra están migrando al uso de nylon resistente a manchas más integral que no requiere de capas químicas que se desgastan con el tiempo. En el 2011, Environmental Building New galardonó a Interface Americas por fabricar las primeras plataformas de alfombra modular libre de PFC y todos sus productos son libres de PFC.

photo 1

Interface Americas es libre de PFC en todos sus productos.

¿Cómo fabrican sus productos?

Finalmente, los impactos que un producto pueda tener en la salud de los usuarios finales son una pequeña parte del rompecabezas de productos saludables. Muchos de los peores impactos en la salud asociados con el ciclo de vida de un producto ocurren lejos de un entorno escolar o de oficina tranquilo. La exposición ocurre en las minas, operaciones de perforación de petróleo y gas, plantas químicas y de plásticos que suministran la materia prima, que por último, constituyen los productos que nosotros fabricamos. Tradicionalmente, los productos plásticos provienen de químicos derivados del petróleo, gas y carbón, como también de minas de minerales de relleno. La contaminación del agua y aire asociada con la extracción y refinado de estos recursos se consideran como impactos ambientales. Pero, para las personas que viven y trabajan cerca de estos lugares, esto definitivamente genera problemas en la salud. ¿Será que un producto que no está en la Lista Roja aún es un producto “saludable” si sus ingredientes provienen de la extracción de gas natural que contaminó el suministro de agua local con metales pesados y petroquímicos?

En Interface, vemos cada vez más al aumento del contenido reciclado y el reciclaje al final de la vida útil como la única solución a muchos de los problemas de contaminación sistémica asociada con el ciclo de vida de los productos fabricados a partir de fuentes de petróleo, gas y mineral. Cuando un producto posee 80% de contenido reciclado, nos permite saber que estamos contribuyendo para contrarrestar el efecto de las operaciones industriales en las comunidades circundantes.

MAM_hall_2_sm

Cuando un producto tiene 80% de contenido reciclado, como nuestra Colección Net EffectTM, nosotros sabemos que estamos contribuyendo para contrarrestar el efecto de las operaciones industriales tienen en las comunidades circundantes.

Manteniéndose fuera de la trampa del miedo
Por la forma en que se está manejando la mayor parte de la discusión sobre edificios ecológicos, estamos muy enfocados en eliminar los impactos negativos que los productos de construcción puedan tener en nuestra salud. Pero, también sabemos que estar con un estrés crónico, en este caso con respecto a todos los químicos tóxicos en el mundo, tampoco es saludable para nuestra salud. El reto es encontrar nuestro propio nivel positivo de preocupación que nos mantenga motivados para cambiar nuestro sistema industrial sin vivir en miedo constante.

Considero que ayuda invertir la misma cantidad de tiempo en la parte positiva de la ecuación de salud, investigando todas las formas en que se pueden diseñar productos de interiores para ayudar a mejorar el bienestar, de los residentes de un edificio, a potenciar su creatividad y mejorar sus niveles de estrés. Así que cuando te sientas decaído al pensar sobre los químicos tóxicos, te recomiendo leer el nuevo informe de Terrapin Bright Green: “The 14 Patterns of Biophilic Design,” (“Los 14 Patrones del diseño biofílico”), y pensar sobre todas las formas en que los productos y diseños de interiores puedan ayudar a las personas a sentirse saludables y productivas tal como si estuvieran al aire libre. Porque al final de cuentas, diseñar productos que no nos expongan a químicos tóxicos es realmente el único comienzo del emocionante trabajo de diseñar espacios que conducen a la salud y felicidad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

La alfombra modular para residencias de la tercera edad

12 julio, 2017

En el mundo, existe un gran número de personas pertenecientes a la generación post-guerra, mejor conocida como baby-boomer, que en los próximos años serán mayoría entre quienes habitan residencias para la tercera edad. Por ello, Interface ha proyectado cómo deberían ser estos lugares. Instalaciones adaptadas a las necesidades de los residentes En Interface creemos que…

Elevando el estándar

17 marzo, 2015

Conocido por sus esfuerzos de alto riesgo en el avance de una misión ecológica desde hace décadas, Denis Hayes, presidente de la Fundación Bullitt, ha impulsado el movimiento ambiental creciente en América desde que organizó el primer Día de la Tierra en conjunto con el ex senador de Wisconsin, Gaylord Nelson en 1970. Gracias a…