Restauración llena de arte

En octubre pasado, durante el primer fin de semana de Chicago sobre Arquitectura Biennial, artistas y activistas sociales de Theaster Gates nos abrieron el panorama sobre sus últimas actividades: El Banco de las Artes de Stony Island. Este renombrado proyecto sobre la conversión de un edificio bancario abandonado en la zona sur de la ciudad en un sitio cultural público, lleno de galerías, espacios para eventos y bibliotecas de libros, discos de vinil y antigüedades.

Stony Island es lo más reciente de una serie de proyectos de restauración hecha por Theaster Gates en vecindarios de bajos ingresos en Greater Grand Crossing, donde edificios descuidados y los altos índices de criminalidad prevalecen. Gates ha vivido y trabajado en la comunidad desde 2006, convirtiéndola en su musa y en su lienzo.

Arquitectura financiando el arte

A través de los años, impulsado por el deseo de proveer a las comunidades el acceso al arte, este artista de 42 años toma estructuras dilapidadas en el área y las transforma en lugares culturales y hogares económicos. Para ayudar a financiar estos proyectos, usa materiales reciclados para crear arte con mensajes sociales, que después vende a los coleccionistas. Una de sus piezas más significativas fue una serie de materiales para limpiar zapatos hechos de madera reciclada, que después presentó en la feria de arte de Miami. Durante el evento, Gates se ofreció a lustrar los zapatos de los asistentes. La multitud se acercaba a observar, y las sillas rápidamente se vendieron.

El inusual método de Gates para combinar el arte, la preservación histórica y el desarrollo de la comunidad lo ha hecho una figura singular en el mundo cultural. “Es un verdadero artista, y no hay muchas figuras contemporáneas que pueda describir de forma similar,” dice Jonathan Solomon, director del departamento de arquitectura de la Escuela de Artes del Instituto de Chicago. Se dio cuenta que los esfuerzos de Gates no eran para aumentar el valor de las propiedades o acciones para seguir con la corriente de desarrollo actual. “Su trabajo es para juntar a las comunidades, es sobre ayudarles a desarrollar sus recursos y hacerlas vibrantes, saludables y sustentables,” dice. “Estoy emocionado por su trabajo en Chicago, y pienso que es increíble para la ciudad que él esté aquí.”

Gates no es el primer artista en liderar proyectos de revitalización urbana. Tal vez Tyree Guyton, al pintar enormes puntos de color en los hogares decadentes de Detroit en 1986 en su proyecto Heidelberg, fue el más notable. Años después en Houston, el artista Rick Lowe y varios colaboradores compraron 22 casas abandonadas y las convirtieron en centros para artistas y madres solteras. El desarrollo, llamado Proyecto Fila de Casas, se ha expandido y es ampliamente visto como un buen ejemplo de regeneración urbana, con el mismo Gates llamándolo como su fuente de inspiración.

Artistas han liderado numerosos esfuerzos de renovación urbana en ciudades por todo el mundo. En Ámsterdam comenzaron a ocupar un viejo astillero en los años 90 que luego se convirtió en un destino cultural conocido como NDSM Wharf. En Praga, en 2007 el escultor Černý  transformó un edificio industrial abandonado en el MeetFactory, un centro de artes con espacio para exhibiciones, presentaciones y pantallas de proyección.

Por otra parte, existen incontables ejemplos de artistas poblando los distritos bajos y marchitos, convirtiéndolos en galerías, pequeñas cafeterías y otras amenidades. “Los proyectos dirigidos por artistas, como los de Gates, son raros y probablemente continúen siéndolo. Pero los artistas pueden ser, y ciertamente lo son, componentes clave en los esfuerzos de revitalización que otros dirigen,” dice Storm Cunningham, un experto de renovación comunal y autor de The Restoration Economy.”El arte es muy buena para unir diversas civilizaciones alrededor de algo que todos pueden apreciar. Es por eso que los artistas normalmente juegan un papel de catalizadores, ayudando a desencadenar nuevas maneras de ver un lugar.”

Revitalización y Reutilizar

Sin lugar a dudas, Gates ha ayudado a cambiar la percepción del Sur de Chicago, conocido principalmente por ser un lugar violento más que por su arquitectura. Oriundo de esta ciudad, Gates tiene certificados de estudio en planeación urbana y alfarería y ha trabajado como organizador de artes para el Chicago Transit Authority. En 2006 compró una residencia en Greater Grand Crossing por $18,000 dólares, la destruyó y la convirtió en el Archive House, un espacio para eventos y para guardar materiales que recolectó de diversos negocios y archivos que nadie quería. Dos años después, compró la antigua tienda de dulces de al lado y la renovó con materiales reciclados como trozos de madera de un boliche cercano y los pizarrones que algunas escuelas ya no querían. Nombró al proyecto “The Listening House”, una referencia a los álbumes que había adquirido de una tienda de discos cercana que había cerrado.

Continuó con la rehabilitación de un proyecto público de residencia en colaboración con las autoridades de la ciudad y una desarrolladora privada. El Dorchester Art + Housing Collaborative tiene 32 unidades de vivienda, un centro de artes y un patio central. Gates también adquirió una planta de distribución de cervezas que luego convirtió en su estudio personal, y el Black Cinema House, donde ahora proyecta películas y da clases de producción, todo esto enfocado en la diáspora africana. La organización sin fines de lucro Rebuild Foundation que Gates estableció en 2010, ayuda a seleccionar la programación de sus propiedades tomando en cuenta que “ha aumentado la energía, el entusiasmo y la vida como artistas en el South Side”, dice Ken Stewart, el CEO de la fundación.

El Banco de las Artes de Stony Island ha sido descrito como el proyecto más ambicioso del artista. Gates tenía en la mira el edificio banquero de estilo neoclásico con más de 17,000 pies cuadrados, construido en los años veintes y abandonado hace unas cuantas décadas. Gracias al apoyo del alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, Gates consiguió comprar el edificio por $1 dólar en 2012, con la condición de que generaría los fondos necesarios para mantenerlo. Con este fin, Gates usó mármol del mismo edificio para fabricar una edición limitada de pequeños bloques en los que grabó las palabras “Confiamos En El Arte”. Vendió los “Bank Bonds” al Art Basel de Suiza por $5,000 dólares la pieza. El proyecto de restauración de $4.5 millones de dólares también tuvo ayuda de donaciones individuales y del Chicago Community Loan Fund.

Cuando el Banco de las Artes de Stony Island abrió, fue enormemente alabado por la prensa y los líderes locales. Michelle Boone, comisionada de cultura y eventos especiales de Chicago, dijo que ella había crecido en ese vecindario y se sentía particularmente conmovida por ver el edificio rejuvenecido. “Sentarse aquí en este espacio, rodeados de tanta herencia cultural y belleza, es bastante valioso,” dijo.

Aunque existe cierta incredulidad ante la arquitectura que puede no ser usada para residencia, Gates dice que ha llegado a apreciar el poder de la arquitectura para cruzar fronteras y fortalecer comunidades. “Es un sobre que puedo cargar muy alto o muy bajo, de forma internacional o muy local, a los ricos y a los pobres,” dijo. “Es cuando todas estas cosas comienzan a combinarse en formas de verdad hermosas que empezamos a arquitectura de redención.”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

¿Por qué confiamos tanto en la geometría en nuestros diseños?

12 abril, 2018

La geometría es una parte integral del diseño de principio a fin. Solo piense en ello. Los arquitectos usan la geometría para estudiar y dividir el espacio, así como para dibujar planos de construcción detallados. Los constructores e ingenieros se basan en principios geométricos para crear estructuras de forma segura. Los diseñadores aplican la geometría…