Alcanzando metas imposibles para un planeta mejor

Si uno buscara una compañía que atravesara el mayor arco de transformación ambiental en los últimos 25 años, sería Interface. La compañía obtuvo una serie de aprendizajes a lo largo del camino, muchos de los cuales se comparten en su último Informe de Sustentabilidad. Si hay una enseñanza dominante para el resto del mundo, sería cómo establecer metas. Ray Anderson hizo algo que ningún CEO había hecho antes que él. Estudió lo que sucedería si la industria continuara su espiral descendente de tomar, hacer y desperdiciar, el impacto en las personas, la tierra, la biodiversidad, los océanos, el clima y nuestro futuro. Era fiel a los hechos y no tenía miedo de decir que la forma de hacer negocios comunmente conducirían a un inevitable futuro de vivir en un planeta empobrecido. En lugar de iniciar programas de sustentabilidad que harían menos daño, inició objetivos que eliminarían el daño por completo y que, con el tiempo, revertirían el daño que ya ha ocurrido.

Muchos de sus colegas de negocios lo veían como soñador, sin estar en contacto con la realidad de lo que se requería para administrar una empresa que cotiza en bolsa con los accionistas alerta a los resultados trimestrales, y que era solo cuestión de tiempo antes de que sus disparatados objetivos fueran llevados acabo. De hecho, sus objetivos fueron planteados correctamente. Aquellos que lo juzgaron se perdieron algo notable que Ray previó: la forma más rápida y verdadera de generar creatividad, imaginación e innovación es irracional, metas imposibles, objetivos para los cuales no hay caminos conocidos. En otras palabras, el camino hacia el avance comienza con una simple confesión: “No sé cómo hacer esto”. Incluso su propio personal a veces dudaba de sus objetivos.

Ahí estaba el problema. Interface era una empresa industrial de la vieja escuela que absorbía materia prima a base de petróleo para el desayuno, el almuerzo y la cena. Su producto final duraría poco más de una década. En ese momento, sería arrancado y descartado, fusionándose anualmente con otros 5 mil millones de libras de alfombra que permanecerían en los vertederos durante diez mil años.

Los objetivos irrazonables son forzar acciones, una actividad que te oblige a tomar medidas y producir un resultado. Y eso es exactamente lo que sucedió, cuya historia está contenida aquí. Decir que los logros de Misión Zero de Interface son notables es un cumplido leve cuando se compara con el trabajo en equipo, el ingenio y el valor que ha informado a esta empresa durante 25 años. Hoy, se ha fijado un nuevo objetivo, revertir sus emisiones globales de gases de efecto invernadero y convertirse en carbono positivo, para traer el carbono de regreso a la tierra de donde vino y a dónde pertenece. Este objetivo completamente irracional es el único objetivo razonable que tiene sentido para la humanidad, la civilización y nuestro planeta. Y ahora es el momento. E Interface es, una vez más, líder de la industria en esfuerzos que hasta ahora eran inimaginables. El legado de Ray está vivo y claro.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Dejando nuestra huella en el planeta

28 octubre, 2019

Una gota de agua en un estanque tranquilo transfiere energía a las moléculas de agua circundantes y produce una serie de anillos u ondas. Al igual que esta gota de agua, una acción humana también desencadena un efecto, positivo o negativo. Para Interface, el objetivo de tener un impacto cero en el planeta para 2020 ha tenido resultados medibles no solo para nuestro negocio, sino también para otros. Hemos ido más allá de solo medir nuestra huella ambiental para crear una huella ambiental positiva.